Relato: POR EVITAR QUE EXPULSEN A MI HIJO



Relato: POR EVITAR QUE EXPULSEN A MI HIJO

-‘‘¡Hola mi amor! ....¿como te fue en la escuela? ’’.

-‘‘Bien Má... pero, ....mañana tienes que presentarte ’’.

-‘‘Ha, claro que sí ...hay junta con tus maestros ’’.

-‘‘¡Esté!… si, si Mamá, junta ’’.

-‘‘Bueno, quítate el uniforme y vente a comer ....enseguida te sirvo ’’.

estaba lavando los platos cuando mi hijo me hablo de nuevo

-‘‘¡Mamá!, perdóname ...me porte mal. El Director me quiere expulsar, me dijo que fueras ’’.

-‘‘!QUE! ...¿pero como?. ¿Que fue lo que hiciste? ’’.

-‘‘¡Nada Mamá! ...mañana que te lo diga el Director ’’.

Salío corriendo hacía su cuarto y se encerro con cerrojo, le gritaba que abriera
pero no me hizo caso.

-‘‘¡Jorge!, ¿pero que fue lo que hiciste? ...¿porque te comportas así? ’’.

Y no quizo salir en todo el día, al dia siguiente, me levante temprano para acompañar a mi hijo, toque su puerta la cual seguía todavía con cerrojo.

-‘‘¡Jorge! ...abre, te lo estoy ordenando ’’.

-‘‘¡No Mamá! ...no quiero ir ’’

-‘‘¡Jorge Gamboa! ...¡abre inmediatamente! ...’’

y entonces abrío la puerta.

-‘‘Si hiciste algo malo, ¡prepárate! ...porque no vas a salir en un buen tiempo ’’.

En todo el recorrido no hubo ni una sola palabra , bajamos del auto y llebe a mi hijo del cuello hasta entrar a la escuela, yo ese dia en particular traía una minifalda muy ajustada color beige que resaltaba mis carnosas piernas torneadas y una camisa blanca con unas costuras de diseñador
que me formaba bien la cintura, y el escote, lo traía con unos botones desabrochados
que hacían que se me vieran las tetas enormes.

Mi pelo recogido hacía arriba me daba una personalidad de mujer moderna, mis lentes negros de sol y mis tacones de aguja para terminar el cuadro. me acerque al conseje que estaba ahi y le pedi que me llevara a la oficina del Director.

El nos dio el pase y nos dijo que siguiéramos derecho hasta la última puerta, para esto, él
nos seguía por atrás, llegamos a la última puerta del pasillo, nos detuvimos en la puerta del Director. La cual tenía grabadas con unas letras algo viejas que decían ‘‘ LIC. SERGIO VAEZ DIRECTOR ’’ Toque la puerta de la cual se escucho una voz ronca y fuerte.

-‘‘¿Quién? .... ’’

-‘‘Soy la Sra. Gamboa, Sr. Director ...me citó ahora para hablar algo relacionado con la
conducta de mi hijo ’’.

-‘‘Enseguida abro ’’.

Tardó varios minutos en abrir la puerta, cuando lo hizo salió primero una chica que supuse era su asistente.

-‘‘Pueden pasar ’’. Dijo ella en tono bajo y con la vista clavada al suelo.

Cuando entramos el Director estaba reacomodando unos papeles que se le habían caído del escritorio.

-‘‘Adelante Señora. La he mandado llamar para decirle que su hijo …’’

Mientras él levantaba los papeles nos seguía hablando, hasta que levanto la mirada.

-‘‘¡Se, Señora! ...es un gusto conocerla. Sergio Vaez para servirle ’’.

-‘‘Mariana Gamboa’’. Le respondi.

Esté tipo me estaba tragando con la mirada, y eso me hizo sentir incomoda en el primer
momento, a la hora de sentarme el tipo no perdio detalle de nada, con sus ojos seguía mis
piernas.

-‘‘Me dijo mi hijo que cometió una indisciplina ....y que usted me mando llamar. Por eso
estoy aquí ’’.

-‘‘Esté …así es señora. Su niño tuvo una conducta inapropiada ...por eso la he mandado
llamar ’’. Mientras dice eso, el Sr. Vaez no separa la vista de mis piernas. me percate de eso y me movi un poco colocando mi bolso sobre mi vientre.

-‘‘¿A que se refiere con eso de conducta inapropiada? ’’.

-‘‘Si, ...su hijo fue sorprendido observando a sus maestras en sus vestidores ’’.

Voltie a ver a mi hijo sonprendida , pero no dije nada y segui escuchando atentamente las explicaciones del Director.

-‘‘¿Y? ...¿como piensan castigarlo por su conducta? ’’.

-‘‘Lo siento Señora pero lo tenemos que expulsar ’’. Dijo el director sonando un manojo de hojas en el escritorio.

-‘‘¡¿Pe, pero porque?! ...¿no hay forma de que no lo expulsaran? ’’

-‘‘La verdad Señora ...la indisciplina de su hijo es muy grave. No podemos permitir esa
conducta a nuestros alumnos ¿Usted comprende no? ’’.

-‘‘¡Yo sé que hizo mal!, pero… ¡y si a lo mejor lo obligaron! O se metió en el vestidor por
error ’’.

Como buena madre y preocupada por mi hijo trate lo más que pude de que mi hijo no fuera
expulsado, entonces como última alternativa trate de sobornar al director.

-‘‘¿Y si lo arregláramos de otra forma? ...digo con un cheque. Usted dígame cuanto desea y
yo…’’

-‘‘...... Ustedes los ricos quieren arreglar todo con dinero. ¡Mejor guárdeselo y lleve a su
hijo a otra escuela! ’’.

-‘‘Pe, perdóneme si lo ofendí ...pe, pero es que, entiéndame, estoy preocupada. Mi hijo es
muy buen alumno ...compruébelo usted mismo en su computador, él lleva las mejores
calificaciones de su grupo ’’.

-‘‘Si en eso estoy totalmente de acuerdo ....su hijo es muy inteligente, pero esa indisciplina es muy grave. No podemos permitirlo ’’.

-‘‘Por favor Señor Vaez ....no lo expulse. Mire que si lo hace, mi hijo perdera el año escolar’’.

-‘‘¿Que está dispuesta hacer para cambiar mi opinión? ’’. Me expresó el tipo mirandome a los
ojos.

Me quede sería, en mi rostro se reflejo algo de duda, sabía que el Director tenía otros planes.

-‘‘¿A, a que se refiere? ...’’-le pregunte

-‘‘Porque no dejamos al niño salir ....digo, para platicar usted y yo más a gusto ’’.

El Director le pidió a mi hijo que saliera de la oficina, mi hijo voltio a verme
y muy sería nada más movi la cabeza aceptando que el saliera. Mi mente me volvió a
traicionar, y cuando mi hijo salio de la oficina, el director prosiguio.

-‘‘Como le decía Señora ...¿que está usted dispuesta hacer para evitar que su hijo sea
expulsado? ’’. El rostro inexpresivo del Sr.Vaez se clava en mi.

-‘‘Co, como le digo ...usted nomás deme la cantidad y yo…’’

-‘‘No me refiero a dinero, Señora ’’.

-‘‘No, no le entiendo …’’

-‘‘Le voy hacer muy sincero Señora ....usted es una mujer muy bella y…’’

-‘‘¡Espere!, espere ...¿a dónde quiere llegar? ’’.

-‘‘Nada Señora ...¡sólo que desde que usted llegó le he estado viendo el chocho y me he dado cuenta que usted es una mujer calientapollas que sale a la calle sin calzones! ’’ Me expresó el tipo sin ningún pudor.

-‘‘¡Pero como se atreve! ...¿que le pasa pervertido?. No permitiré que me insulte de esa
manera ...lo voy acusar por acoso sexual. No volverá a estar en ninguna escuela por el resto
de sus días ’’.

Me levante muy enojada insultándolo, ya iba sobre la puerta para abandonar ese
lugar cuando me detuve al escuchar lo que dijo el Director.

-‘‘¡Hágalo! ...además no tiene pruebas. Y por si fuera poco me encargaré de que su hijo no
vuelva a tocar otra escuela en esta ciudad. Conozco perfectamente a todos los Directores
...sólo ocupo hacer un par de llamadas y su hijito ya no podrá estudiar. ’’

Y cogiendo levantó el teléfono.

-‘‘¡Solo espero que su hijo piense en que hacer con su futuro! ’’. Me dijo el tipo marcando
un numero en el telefono.

Me quede pensativa, me di cuenta que él tenía la razón y que no lograría
entrar a ninguna escuela de la Ciudad.

-‘‘Es, espere ... ’’

Una leve sonrisa se dibujo en el rostro del Director.

-‘‘¿Si yo hago lo que quiere dejara a mi niño en esta escuela y no lo reportara con nadie?
... ’’

-‘‘Es una promesa, ....de por graduado a su niño He, he, he...’’

-‘‘¿Que quiere que haga? ’’ Le pregunte dejando mi bolso en una de las sillas.

-‘‘¡Sorpréndame! ... ’’

Decidida me di la vuelta y cerre con cerrojo la puerta, sabía que estaba mal lo
que iba hacer pero me sacrificaría por mi hijo. Me acerque al escritorio y desabroche unos botones de mi camisa, mostrandome ante los ojos desorbitados del Sr.Vaez. Me desabotonada la camisa ante la mirada lasciva de ese
desgraciado, mientras que este se sobaba su inminente bulto ya dibujado dentro de sus
pantalones.

-‘‘Ya estoy harto de verla, Señora ...mejor acérquese ’’.

El Director se puso de pie delante de mi, voltie hacía arriba para poder verle a
los ojos, ¡este tipo era enorme!, apenas le llegaba el pecho, no obstante que yo traía
tacones altos. Con toda la brusquedad posible metió sus enormes manos dentro de mi blusa, con desesperación empezó a masajear mis enormes pechos. Muy sería sólo me volteaba hacía el otro lado para no verle, me sentía sucia por lo que estaba haciendo me sentía ultrajada por permitirle a ese enorme hombre disfrutar de mi cuerpo. El Sr. Vaez bajó
sus enormes manos sintiendo toda mi silueta, lentamente empezó a sobar mis muslos levantandome la falda, sintiendo su dureza, su tividez. Con las manos tomó las costuras de la minifalda y las levantó subiéndola hasta mi cintura, dejando a la vista mis bragas transparentes.

-‘‘¡Ohhh!, ¡Señora! ...pero quién la viera, tan decentita que se miraba. ¡Mire que cochina
es! ...como se le ocurre usar éstos calzoncitos, ¡ cochina!. De ahora en adelante le diré Señora puta ¿que le parece? ... ’’

Con sus grandes manotas me apretujo las nalgas con fuerza haciendo que me quejara, me veia
diminuta aun lado de ese gigante. Con sus manotas sobaba cada centímetro de mi cuerpo, de
las tetas hasta las pantorrillas, besuqueandome el cuello y los hombros, parecía como si me quisiera tragar, como si este infeliz no hubiera tenído a una mujer en años. Agarrándome
con sus dos manos por cada cachete de mi culo me levantó en vilo para colocarme sobre el
escritorio, ahí me sacó las tetas para poder disfrutarlas por completo, como loco las chupaba de uno en otro.

-‘‘¡Señora puta! ....esta buenísima, me ha puesto a mil ’’.

Me encontraba con las tetas de fuera en el escritorio del Director ...esto era
como un sueño. Estaba postrada en el escritorio del Director con las piernas abiertas y él chupandome las tetas. Cuando este se cansó de chupármelas se separó de mi para
disfrutar ahora de mi chocho, el Director tenía todo el tiempo del mundo para disfrutar
de mi y nadie se lo iba a impedir, y se acerco a mi entrepierna. El Director rodeó con sus brazos el vuelo de mi vestido y lo enrolló alrededor de mi cintura, y suavemente me sentó …abrió suavemente mis piernas, el muy cabrón tomó la derecha colocándola en su hombro izquierdo, después se puso en cuclillas y se fue acercando lentamente a mi intimidad.

Colocó sus labios en uno de mis muslos internos, empezó a recorrer suavemente,
besando cada milímetro de piel, mordisqueando cada palmo de mi pierna, y acercándose,
peligrosamente al premio que queria. Sin prisa y con calma pasaba de una pierna a
otra, no podia evitar sentir esos rozes, me estaba haciendo gozar, era evidente mi acelerada respiración a cada segundo, yo no decía nada sólo respiraba, o bien me sujetaba de la orilla del escritorio
para mantener la postura. Vaez, estaba disfrutando palmo a palmo de mis muslos, no me
deboraba como al principio, pero si me torturaba acercandose peligrosamente pero no me
tocaba, seguía en su tarea de besar y mordisquear, muy suavemente, alrededor de mi intimidad.

Veía como poco a poco fue llegando, sólo hizo a un lado mi hilo, que ya de por sí cubría prácticamente nada. Fue su lengua la que tocó mis ardientes labios inferiores, él aspiró
fuertemente para que yo escuchara y para que él se llenara de ese aroma suave, aroma
mezcla de algún perfume suave y del deseo ardiente que empezaba a sentir en mi
interior. El Sr. Vaez siguió recorriendo con su lengua. No queria doblegarme, trataba de mantener la postura, de que terminara ya para asi poder salir de ese lugar, pero el desgraciado sabía como hacerlo… su lengua empezó a penetrarme, Vaez abrió suavemente mis piernas lo más que pudo, cuidando no hacerme
daño, tal parecía que él mismo quisiera meterse en mi, mientras yo trataba de no sentirlo.

-‘‘¡Chommps!, ¡Chupss! ...nunca había probado un chochito tan bueno ¡Mmm!! ...’’

No dije nada, me mantenía sólo con los ojos cerrados sintiendo como ese enorme
hombre me devoraba sin misericordia. Entonces este, para aumentar más la humillación todavía me colocó los tobillos en las orejas, dejando ahora si totalmente expuesta mi raja y mi ano.

-‘‘¡Oohh!! ¡Mirá lo que me he encontrado! ...¡que bonito culito tiene Señora puta! Apuesto
que también le gusta por ese canal ...¡lo tiene todo abierto! He, he, he...’’

El Director me había recostado sobre el escritorio, se había colocado entre mis piernas y me mantenía con las piernas pegadas sobre mis orejas mientras me observaba con deseo y oscio
toda la raja.

-‘‘¡Vaya!, esta concha está súper empapada ...nunca le había lamido la concha a una puta tan cachonda ’’. Me dijo burlandose de mi estatus de mujer.

-‘‘¡Oh Dios!, basta por favor ...en, en cualquier momento puede entrar alguien. No me haga esto se lo ruego ’’.

-‘‘Tranquila Señora putita ...no se preocupe por eso. En estos momentos el personal está muy
ocupado ...es más, ahora le voy a meter la lengua en el culo. Pongase en cuatro patas sobre el escritorio para estar más cómodos ’’.

Para no entretenerme más y para que todo terminara lo más rápido posible asi lo
hice, me levante del escritorio para voltiarme. Tuve la vil vejación de ponerme sobre mis codos y mis rodillas sobre el amplio escritorio del Director, en esa posición no podía estar más expuesta, sólo senti como esa lengua rasposa se posaba en mi aro rosado para ampliar mi humillación. El director pasaba un dedo entre mis esfinteres y a mi se me escapa un gemido. El Sr. Vaez se desabrocha la camisa y toma posición entre la parte trasera de mis piernas que se exponen ante él para facilitarlo. Besa con devoción mi culo, cada vez más hinchado, y yo respondia con una sacudida de escalofrio.

-‘‘Diosss…’’ Susurre.

-‘‘Acabamos de empezar, Señora…’’ Sonríe el Sr.Vaez, detras de mis piernas, y se pone a
lamer aquél sabroso manjar que bajo él se concentraba.

La lengua del Director, lenta pero segura, penetra mi ano para después bajar a mi raja,
acabando la caricia con movimientos circulares sobre ella. Yo bucea sobre el papelaje del escritorio tratando de hallar un lugar mas comodo mientras me comia el culo y
la chocha a la vez.

Un dedo, el más largo, penetra en mi húmeda cueva, y me retorci por lo inesperado, mientras seguia sollosando. En la otra mano, un dedo se vuelve travieso y empieza a jugar sobre la entrada de mi trasero.

-‘‘¿Alguna vez se lo han hecho por el culo? ’’. Pregunta el Sr. Vaez mientras me sigue
enculando con un dedo.

-‘‘¡Si!…’’ Respondi sonrojada, mientras comienzaba a respirar más acelerado.

-‘‘¿Cuándo fue la última vez? ’’. El dedo del Sr. Vaez sale de mi chocho y se hunde sin
contemplaciones en mi ano.

-‘‘¡Aaaahhhh! ....ya, ya hace ...mucho ’’. Me arquee por la inesperada, aunque placentera, intrusión.

-‘‘Bien ’’. Otro dedo se cuela esta vez en mi chocho.

Mis dos agujeros son traspasados suave y lentamente, y mi clítoris recibiendo los lametazos tras lametazos del Director. Me retorci. No obstante, lejos quedaba el orgasmo. El Sr. Vaez no parece querer llevarme allí,
sino hacerme gozar más en el camino. Un segundo dedo se interna en mi sexo, los tres que me
penetran son de la misma mano. La otra no deja de acariciarme los muslos, calmando la
tensión de los músculos.

-‘‘¡Mmmm!! Un culo digno de una Señora con clase ...¡es delichiocho! ¡Uhmm!! ’’.

Estaba más angustiada pensando que en cualquier momento alguien pudiera entrar a la
oficina que lo que sentía alrededor de mi culo, y por otro lado me aterraba pensar que mi
hijo estuviera afuera esperando para saber en lo que hubieramos decidido los dos ahi dentro.
No sabía qué era lo que iba a ocurrir después y lágrimas de desesperación empezaron a
dibujarseme en los ojos.

Sentía los lengüetazos y los piquetes como si fueran hechos por una lija que me raspaba
los esfinteres, el Director estaba como poseso chupandome el culo y obscultandomelo,
con sus enormes manos me abria el trasero para poder llegar más adentro.
Lengüetazo tras lengüetazo me estaba tragando, yo estaba coloradísima, el calor empezaba a subir por mi cuerpo.

-‘‘¡Aahh! ’’ Se escuchó al exhalar de mis labios.

-‘‘He, he, he... ¿Le gusta que le coman el culo, verdad? ...Señora puta ’’.

El Director abrio aún más mis nalgas y para tener aún más a su disposición mi culo
que se abría y cerraba tras cada lengüetazo.

-‘‘¡Chommpsss! ¡Chumpss! ¡Mire como se le abre y se le cierra el culo!, Señora puta
...parece que quiere verga. He, he, he...’’

Cuando se separó de mi, tenía todos mis agujeros bien lubricados, mi vagina
estaba brillosa de tanta baba que me había dejado y mi culo lo tenía muy colorado. Me jaló
de las caderas para bajarme del escritorio, cuando lo hizo, me tomó de los hombros y me fue
bajando hasta ponerme frente a su bulto, que ya se dibujaba enorme dentro de sus pantalones.

-‘‘Bueno Señora puta ...¡es tiempo de que yo también disfrute! ’’.

Sabia lo que enseguida se me venía, voltie a verlo desde abajo mientras que este se
bajaba el cierre lentamente de su pantalón frente a mi. Con la mirada suplicante estaba a
la espera de que el sujeto gigante que tenía al frente terminara de urgar dentro de sus
pantaloncillos para sacar frente a mi lo que sería una buena herramienta ya que se le
dibujada buen bulto dentro de la tela. Pero esas no eran las intenciones de El,
este quería humillarme, quería sentirse superior a mi, aquella mujer que lo había
ofendido con la intención de sobornarlo, con la intención de pagarle con un cheque para
guardarse su autoridad.

-‘‘¡Ande Señora puta! ...busque mi verga dentro de mis pantalones y empiécemelo a mamar para
salvar a su hijito ’’.

Con esas palabras lacerantes para mi marchitado orgullo, ya en cuclillas fui metiendo mi mano bajo el cierre de su pantalón, tras haber metido solo la mano hasta la muñeca, en mi cara se dibujó una expresión de asombro absoluto cuando lo senti. Con horror fui sacando una enorme manguera de color marrón, era como un enorme chocolate snickers que yo sujetaba en mi blanca y delicada mano. ¡Este tipo tenía la verga muy larga!, hacía honor a su tamaño. Con los gestos de mi rostro di a entender que
este tipo me lastimaría si me metía esa poderosa tranca, trate de separarme un poco pero el Director me sujetó de un hombro para que no lo hiciera, estaba empecinado en humillarme.

Resignada empece a menear esa tranca para ponerlo a tope. Ni con mis dos manos alcanzaba abarcar esa terrible tranca que le sobraba todavía un buen cacho.

-‘‘Ya deja de menearla tanto, Señora puta ....¡ya estoy muy grande para las puñetas!. Mejor
empieze a usar sus labios ’’.

-‘‘¡Es, es muy grande! ...no creo poder meterla en mi boca ’’.

-‘‘¡Hazme caso y lámeme bien el rabo! ...¡Vamos, zorra!, chúpala, mánchate bien esa boquita para que vallas y beses al cornudo de tu Marido ’’.

Aquellas humillantes frases ante mi digno porte de mujer de casa me lastimaban aún más. Con una voluptuosa mirada cargada de
lujuria fue acercando mi cabeza hacía su palo.

Sujete fuertemente con una mano de la mitad ese tronco, con un movimiento hacía
atrás pele ese tremendo chile, sacando el hinchado hongo colorado de su escroto protector, y con timidez acerque mis labios a la tranca, lentamente fue bañando con mi cálida saliva todo ese mástil hasta dejarlo reluciente.

-‘‘¡Shocks!, ¡shucks!, ¡shacks! ’’ Ese era el único sonido que producía mi boca dentro de esa
oficina, mientras me mantenía ágatas degustando esa tranca, el Director se colocaba sus
manos en su cuello dándose por un vencedor.

-‘‘¡Ooohhhhhh!! ¡Pero que bien chupa, Señora puta! ...se nota que lo tiene bien practicado
He, he, he...’’

El Sr. Vaez al voltear a ver mi rostro
bajo su entrepierna no pudo dejar de admirar el lindo collar de perlas que yo mostraba
para esa ocación. El Director bajo sus manos y solto el broche de mi collar, mientras yo se lo chupa el tipo me pregunto:

-‘‘¡Que bonito collar! ...¿apuesto que cuesta carísimo? ’’

-‘‘¡Megg! ..¡gogg! ..gregagó mi maggigoo ’’. Sin sacármela de la boca, le dije que
me lo regaló mi marido.

El Director rodeo con él su verga y sus huevos para incrementar mi humillación. Lo observe y cerre los ojos, no podia creer lo que esta viviendo, le esta chupando la verga al Director de la escuela de mi hijo para que no lo expulsen, y además el se estaba sujetando la verga y los güevos con el collar de perlas que mi difunto Esposo me había regalado en nuestro aniversario, a juego con los aretes y una pulsera que había dejado ese dia en
mi alajero.

Abri los ojos y redoble mis esfuerzos para hacerle una mamada increíble. Con
lentitud retire la piel de ese pene y descubri su capullo. Sólo mis labios juegan con él,
sólo mi lengua le recorre. Luego lo introduje y le masturbe el "snickers". Forme con mis
labios ese peculiar anillo que envuelve la tranca. El Director me observaba
desde arriba satisfecho, por el placer que le estaba brindando.

Sin dejar ni un sólo instante de lamerle la verga, rodie con la mano ese tronco,
sin proponermelo le enseñe mi anillo de casada. es el anillo de diamante que mi Marido me había colocado frente al altar cuando nos casamos, ese anillo que portaba con orgullo y me hacía sentir la flamante Señora Gamboa. Pero el Director tenia otro planes, me lo saca del dedo y lo observa, quizas era el anillo que él había soñado para entregarle a
su mujer, si es que la tenía el desgraciado. Cuidadosamente coloca el anillo sobre su
capullo, no le queda el glande es mucho mas grueso, pero esas no son las intenciones de este, con la mirada y una sonrisa malosa me invita. Yo rápidamente para evitar
que se desplace introduje mi lengua por el orificio. Le raspa un poco, pero el morbo es
infinito. Jamás le habían hecho algo semejante sguramente. Una flamante Esposa haciéndole
una mamada mancillando su anillo de casada con su tranca en su boca.

En eso estaban cuando se escuchó el teléfono de la oficina. Pare de chupar pero a
este le valió y volvió a dirigir mi cabeza hacía su verga, sin importarle que el teléfono
siguiera sonando, yo seguía con mi movimiento de cuello produciéndole un tremendo placer al Director.

‘‘¡ring!!, ¡ring!!, ¡ring!! ’’

-‘‘¡Me lleva la chin! ...¡pero que carajos!. No dejan trabajar a uno ...venga acá, Señora
puta. En un segundo me desocupo ’’.

Gateando fui y lo segui hasta dónde este tipo se acomodó para poder responder el
teléfono. Tomó el teléfono y respondió de mala gana con su peculiar ronca voz.

-‘‘¡Diga!! ’’ Contestó con la mano sobre mi nuca.

-‘‘............. .......... .......... ’’

-‘‘¡Hola cariño! ...¿que haces? ’’ Cambió rápidamente su tono de voz.

-‘‘........................... ................... .......... ’’ Mientras escucha a su mujer
el Director aprovechaba para sobarme las mejillas.

-‘‘¿Que pasó amorcito? ...no te he dicho que no me hables cuando estoy trabajando. Si, estoy
muy ocupado ’’.

-‘‘............. ...... .................... ’’ Mientras ella hablaba el Director oprimió
el botón del alta voz.

-‘‘Perdona cariño, pero sólo quería saber cómo quieres que me vista para esta noche ’’. Se
escuchaba una voz dulce tras el telefono.

Este infeliz hablaba con su Esposa de lo más normal mientras tenía en sus rodillas a una
Señora chupándole la verga. Mientras él hablaba con su mano desocupada sobaba mis mejillas
acariciándome el rostro.

-‘‘Lo que tú quieras amorcito ....es nuestro aniversario. Ya sabes lo que me gusta He, he,
he...’’

Mejor volteaba hacía otro lado y me concentraba en mi tarea, quería acabar con eso
lo antes posible. Experta en el arte de mamar, fui succionando, primero suave, luego fuerte
para terminar intensamente en la cabeza de la verga del Director. Mis dientes
mordían suavemente la cabeza del miembro viril de mi chantajista, en tanto que mis dedos acariciaban, apenas rozando con mis uñas los huevos de quien en ese momento se sentía
el hombre más feliz del mundo. Con arte más que ensayada, poco a poco la verga del Sr. Vaez
fue desapareciendo completamente dentro de mi boca,fui sintiendo palmo a palmo el palpitar de las venas de tan grueso miembro que crecía
centímetro a centímetro dentro de mi. Fui sintiendo esa suavidad y dureza al mismo
tiempo, cosa que la mujer que hablaba tras el telefono ni se imaginaba que pudiera estar
haciendo su Esposo.

Ese poder, ese morbo que le daba al tener a una flamante Señora a sus pies, era para él como
tener el mundo en sus manos. Sabía perfectamente que ese momento de poder que el
experimentaba lo hacía sentirse poderoso.

-‘‘Si amor, te digo que estoy algo ocupado ...estoy, ¡Oh!, estoy platicando con una Señora
sobre el comportamiento ...de su hijo ’’.

-‘‘¿Espero que no estés de volado con ella? ’’ Preguntó ella a sabiendas de como era su
Marido.

-‘‘¡No como crees, cariño! ...además, la Señora se ve muy respetable, muy fina y además muy
elegante ’’.

-‘‘¡Si como no! ...¡esas son las peores!! ¡Muy modositas por fuera pero putísimas por
dentro! ’’. Expresa su mujer sin imaginar que aquella Señora de la que hablaba podía escuchar
perfectamente sus lacerantes palabras.

-‘‘¡No!, además se ve que de su boca no salen ni malas palabras He, he, he...’’ Mientras
decía eso sacaba su polla de mis labios y empezaba a golpearme con su verga en el rostro.

Busque acabar de una vez, abri la boca y me trage la verga hasta la mitad. Tenía
toda esa tranca en la boca y lo miraba desde abajo. Me sente sobre mis pantorrillas, tenía
que levantar la cara para que ese snickers pudiera entrar y salir de mi boca. Apoye mis
manos en mis muslos. El único contacto que había entre nosotros era la verga del Director y mi boca. Y mis ojos clavados a él.

-‘‘A lo mejor si merece un castigo He, he, he...’’

-‘‘¡Dáselo cariño! ...para que se le quite a esa gente adinerada ’’.

El Director empezó a moverse, adelante y atrás, cogiendome por la boca. Mi lengua jugueteaba con el tronco de su verga dentro de mi boca, y con la punta cuando me la
sacaba. Estaba descidida a terminar con eso. El placer que el Sr. Vaez sentía era
inmenso. A veces me la sacaba de la boca y me la pasaba por la cara, mis mejillas quedaron
empeñadas. Me la volvío a meter, esta vez empujaba más, y poco a poco me fue metiendo más y más la tranca dentro de mi boca.

-‘‘Bueno, por lo pronto la voy a mantener ocupada un ratito más ...luego veré que hago con ella ’’.

Su pobre Esposa ni se le ocurría lo que estaba haciendo su Marido en su aniversario con esa
Señora, con cierto resentimiento quería su mujer que castigaran a las personas de un estatus social mayor que el de ellos, se veía que odiaban a las personas con un nivel económico superior que el de ellos. Mientras tanto su Marido del otro lado del telefono empujaba su verga cada vez más adentro de mis aterciopelados labios incrementando mas su
gozo. Consiguió metérmela toda, hasta que mis labios chocaron con su pubis.

-‘‘Ya, ya cariño ...te voy a dejar, porque tengo que seguir atormentando a una Señora
adinerada Ha, ha, ha...’’

-‘‘¡Castígala! ...aprovéchate que la tienes en tus manos y repruébale al chamaco ’’.

-‘‘Ha, ha, ha... No te preocupes cariño ...¡voy hacer hasta que me chupe los huevos! Ha, ha,
ha...’’ Le dijo sarcasticamente a su Esposa.

-‘‘Jijiji... ¡Hay!, como serás ...te va a escuchar. Los huevos que te los deje, porque esos van a ser míos hoy Jijiji...’’

-‘‘He, he, he... Bueno cariño, te dejo ....y ponte la panty rosa que tanto me gusta ’’.
El tipo colgó y me volteó a ver como me encontraba en mi ardua tarea.

-‘‘¡Ya escuchaste a mi vieja! ...sólo chúpame la verga, porque los huevos son de ella He,
he, he...’’

El tipo estaba soñado conmigo chupándole la polla. El Director volvió a cogerme la boca. Mis pezones se marcaban en mi vestido. Me estaba sintiendo excitada por el momento. Me sente en el suelo para poder abrir las piernas. Meti una mano debajo de mi vestido y empece a tocarme. La verga del Director seguía entrando y saliendo de mi boca, llena de saliva. Al estar ahora sentada, mi cabeza quedaba más baja aún, y tenía que levantar la cabeza más, quedando mi boca casi recta con mi esófago. Ahora yo permitía que esa macana se deslizara con mucha facilidad. Me la metía hasta que hacía tope y la mantenía, para volver a sacarla y meterla otra vez. Cuando el tipo empezó a bufar como si se corriera, nuevamente fuimos interrumpidos.

‘‘TOC.. TOC.. TOC..’’

-‘‘¡Me lleva la chingada! ...¿y ahora quién? ’’.

-‘‘Señor Vaez ...necesito hablar con usted ’’.

-‘‘¡Maldición! ...que acaso no me van a dejar encularla como se merece. ¡Métase bajo mi
escritorio mientras me deshago de este estorbo! ’’.

-‘‘¡Está usted loco! ...nos van a descubrir ’’.

-‘‘¡No se preocupe Señora puta! ...ahorita tendrá lo que vino a buscar. Ahora haga lo que
digo ’’.

Agarrandome de la cabeza me metió batallando hasta que quede metida bajo el escritorio. Estaba muy nerviosa, sabía que todos me habían visto entrando a ese lugar, sabía que en cuanto se abriera esa puerta se haría obvia mi falta de presencía en esa oficina, con terror me coloque entre las piernas del Sr. Vaez y espere con nerviosísmo a la extraña figura que nos había interrumpido.

-‘‘Adelante puede pasar ’’. Respondió el Sr. Vaez ya completamente acomodado en su
respectivo sitio.

Al abrirse la puerta entró una Maestra algo molesta.

-‘‘¡Buenos días Sr. Vaez! ...me enteré de lo sucedido con uno de mis alumnos y vengo a saber
que sucedió con ese tema ’’.

-‘‘¡Esté! ...bueno, Señorita Díaz. Sobre ese tema ...he, ya está solucionado ’’. Le increpó
el Director.

Mientras ellos dos hablaban, yo estaba pendiente de lo que comentaban acerca de mi hijo, pero el Director, al notar que no me movía, ni seguía acariciando su garrote,
entonces metió su mano bajó el escritorio y tomándome de la nuca me obligó nuevamente a
chuparle el pene. Me resisti por unos instantes, no creía que ese sujeto fuera tan
descarado, pero este insistió tanto que tuve que doblegarme y volver a poner mis
labios sobre esa tranca larguísima.

Esto sí que era una pesadilla la maestra de mi hijo estaba en la oficina del Director mientras yo le chupaba la verga para sobornarlo de que no lo expulsaran, mi cabeza se agitaba debajo de ese escritorio y el Sr. Vaez abria
más sus piernas para facilitarme el trabajo. Creo que la Maestra sospecho algo, ya que se
quedó viendo extrañada, lo bueno para mi era que el escritorio cubría completamente todas las piernas del Director, así que podía chupar sin el temor de que alguien pudiera darse cuenta de lo que sucedía bajo ese mueble.

-‘‘Se que lo que hizo mi alumno Jorge esta mal, pero... es uno de mis mejores alumnos ’’.
Continuaba hablando sin quitarse la duda de que hubiera alguien debajo de ese escritorio.

-‘‘He hablado con su Madre, Señorita Díaz ...la cual ¡Cajum!, la cual me ha convenció
‘‘abiertamente’’ que su hijo merece una segunda oportunidad por su falta. Sé que es una
indisciplina muyyyy grave ¡Oh! ...pe, pero también me he dado cuenta que el chico es uno de los mejores de su clase. Así que.... ¡Oohh! Asi que he decidido no tomar ninguna reprenda y
no expulsarlo ’’.

-‘‘Me parece lo correcto Sr.Vaez ...creo que el chico tuvo una pequeña curiosidad y pues es
típico de un chico de su edad. En esa edad tienen mucha curiosidad por el sexo opuesto
...además perdio a su Padre, ¿eso también lo ha de tener algo confundido? ’’.

-‘‘¡Bueno Señorita Díaz! ...entonces estamos de acuerdo. Si no tiene otra cosa que agregar…
Tengo mucho trabajo ’’.

-‘‘Sí me imagino…’’ Lo dijo en tonó irónico.

Creo que la Maestra si se dio cuenta que algo sucedía bajo ese escritorio y empezó a ponerse
nerviosa, así que decidió mejor salir de ese lugar lo más rápido posible y asi alejarse de
ese incomodo momento.

-‘‘¡Ooohhhh!! Señora puta ...casi hace que me venga frente a mi personal. Es usted una
verdadera becerra para chupar garrotes Ha, ha, ha...’’

Cuando ya hubo pasado el impredecible momento, sali debajo de ese escritorio limpiándome la boca y acomodándome las tetas en el sostén, aún no me creía lo que había estado haciendo y mucho menos de lo que estaba a punto de venir.

-‘‘Bueno, Señora puta ...¡prepárese es hora de montarla! ’’.

Cuando observé la tranca del Director, este la tenía completamente erecta y perfectamente
reluciente por mi boca, me puse de pie delante de él para recibir instrucciones.

-‘‘Haber, Señora puta ...venga para acá. ¡Siéntese en su trono! ’’.

El tipo se agarró la enorme tranca con una mano apuntando hacía el techo, de esta manera se
le miraba larguísima. Solo hice mi pantaleta para un lado, con mi mano me unte un poco
de saliva en el chocho y me dirigi hacía dónde estaba sentado el Director.

Quise subirme sobre él pero este me lo impidió.

-‘‘¡Así no! ..voltéate. Quiero ver ese tremendo culo que te cargas ’’.

Lo hice así, le di la espalda y empece a acomodarme sobre él para sentarme sobre esa
manguera. El Director no perdió tiempo, cuando vio mi culo dispuesto a sentarme, me dio un tremendo nalgadón que hizo que me quejara y me sobara la nalga izquierda.

‘‘¡SPLASSHH!!’’

-‘‘¡Aooouuuuu!!, ¡Ouchhhh!! ’’

-‘‘Ya, ya, que no es para tanto ...se me antojo He, he, he...’’

Me quede con mi cachete coloradísimo, y agarrando la tremenda verga por la mitad me
la fui acomodando en la vagina. Como el tipo era grandísimo estuve de puntitas
acomodándome sobre esa tranca. Yo aún sintiendo un leve escosor sobre mi glúteo izquierdo
senti como la punta de esa lanza rosaba mis labios mayores, cuando senti que se me
introdujo unos centímetros pegue el primer gritito.

-‘‘¡Oh por dios!! …¡es tan grande! ’’.

-‘‘Apuesto que nunca habías visto una verga de un verdadero hombre He, he, he...’’

El Sr. Vaez me tomó de las caderas y me la empujó otros centímetros más. Yo con la puntita
de los dedos de los pies me sostenía, no quería que ese pedazo se me fuera ir de más y me
lastimara. Esté tipo estaba como loco sobando todo mi cuerpo con esas enormes manos, cuando de repente empezó a bajar su mano para estimular aún más mi clítoris.

-‘‘¡Hay! ..no, no hagas eso ’’.

-‘‘¡Que le pasa Señora puta! ...¿nunca le han estimulado el botoncito mientras le retacan
una buena tranca? ’’

-‘‘¡No lo haga por favor! ...siento muy extraño ’’.

Pero este enorme sujeto quería que me volviera loca, quería sacar todo lo puta de mi. Siguió metiendo su tranca lentamente mientras que con su mano acariciaba mi zona erógena. Tras nuestras espaldas se veían por la ventana figuras negras, siluetas contra la luz,
pequeñas figuras, que no eran más que alumnos que estaban en el patio jugando a la pelota y
a otras cosas, la escuela seguía trabajando igual, sin imaginarse lo que ocurría dentro de
esa oficina.

Llevó sus enormes manos a mis pechos, a mi pelo, mientras yo lo cabalgaba sólo con las
piernas. Serpenteaba sobre él, me alzaba y me iba dejando caer poco a poco, me
sacudía y vibraba mientras ese largo snickers me iba abriendo poco a poco. El Sr. Vaez aún
no creía lo que estaba viviendo, me movía sobre
él, me poseía y me tomaba cómo y cuando quería, dejándome pocas opciones para tomar el
control. Sus manos seguían buscando mis pechos, timidamente le rehuía, pero el no se detenía, desabotonó mi camisa y me la bajó de los hombros, la dejó resbalar
por mi espalda y la arrojó al suelo para que no le estorbara.

Me encontraba desnuda, mostrando mi silueta a la escuela contra las luces; le segui cabalgando de nuevo mientras él trataba de aferrarse y yo le rehuía una y otra vez
mientras le cabalgaba y le exprimía. Sólo nuestros vientres estaban en contacto, sólo su sexo
dentro de mi. En unos instantes me empece a retorcer, unas tremendas cargas eléctricas atravesaban mi cuerpo, me empece a mover al ritmo de las caricias que recibía en mi concha.

-‘‘¡Ya vé Señora puta! ...sabía que le iba a terminar gustando ’’.

-‘‘¡Aahh!! ¡Por favor! ..no haga eso ’’.

Empece a mover mi cadera metiéndome más reata del Sr. Vaez, sin que me diera
cuenta mi cuerpo empezaba a dominarme, el tipo con sus enormes manos ahora acariciaba mis
enormes senos, los apretujaba con furia dejándomelos coloradísimos, me apretaba el pezón como queriéndomelo exprimir sacándole leche, yo sacaba pequeños grititos ahogados ya que cualquier ruidito que saliera de la oficina nos podía delatar. Pero entonces el sujeto se
reveló con violencia, sus rudas manos tomaron mis caderas y salió la bestia que llevaba
dentro. Me inmovilizó las caderas y, desde debajo, empezó a cabalgarme él. Con fuerza, con
la fuerza del deseo contenido tanto tiempo, con la fuerza del deseo de un animal, con la
fuerza del deseo de un psicopata, con esa fuerza y la necesidad animal de poseerme, me
cabalgó una y otra vez haciendo que no pudiera controlar mis espasmos. Mis tetas subían y bajaban al ritmo que él me marcaba, mi cabeza se sacudía con sus violentas
penetraciones, mi sexo se abria más y más engullendo su gran tranca que salía hasta casi la punta y se empalaba de nuevo una y otra vez con un ritmo frenético que mostraba su
desesperación, su locura.

Empece a soltar el cuerpo, las carisias de esas enormes manos por todo mi cuerpo me
estaba invadiendo, enseguida comence a aumentar el ritmo de las estocadas, me dejaba caer
sobre esa larguísima tranca metiéndome en la vagina más carne. El Director me empujó hacía
delante haciendo que casi me cayera de boca, pero en eso reaccione rápidamente
colocando mis dos manos y así, en esa posición como de carreta me empezó a dar
violentamente. Con sus enormes manos empezó a darme azotes a cada uno de mis cachetes para
estimularme en sus rudas embestidas.

-‘‘¡Mueva más ese enorme culo que tiene Señora puta! ...que para eso lo tiene, ¿que no? ’’.

‘‘¡SPLASH!!, ¡SPLASHHH!!, ¡SPLASHH!! ’’

-‘‘¡HAYY!! ¡No por favor! ...no sea tan rudo ¡Ouchhh!! ¡No tan fuerte! ¡HAYYY!! ¡OUCHH!! ’’

El Sr.Vaez ya encarrerado por las embestidas, se levantó haciendo que yo quedara mas
empinada todavía. En esa posición tan incomoda con mis dos manos sosteniendo todo mi
cuerpo estaba tan expuesta con ese gigante, mientras que este me tenía agarrada de la cadera y me sambutía toda la verga sin piedad. Me encontraba coloradísima del esfuerzo,
estaba soportando todo mi peso con mis dos manos, pero este tipo no me soltaba, me quería
tener así de carretilla. El Sr. Vaez así, parado como se encontraba se miraba más enorme y yo pequeñísima, me estuvo dando buen rato en esa posición hasta que mis brazos no dieron más, así que no tuve más remedio que dejarme caer sobre el frio piso de la oficina quedando con mis mejillas en el suelo y mis tetas bien aplastadas.

Sin más remedio tuve que soportar un buen rato las terribles embestida en esa
posición, parecía una muñequita de trapo manipulada por un gigante. Pero no decayó su
ritmo, si no que con el orgasmo que tuve junto con mis espasmos y la presión de mi
vagina, la secreción de mis flujos parece que lo excitaron más y bombeó con más fuerza si
cabe. Imposibilitada de poder hacer algo, segui sometida al empalamiento y a esa postura incomoda, a lo que en segundos una cadena de orgasmos me obligaron a retorceme en el suelo como si fuera una culebra. En eso el tipo llevado por el placer se dejó caer de rodillas exaltado.

-‘‘¡Ooohhhh!!, Señora puta ...¡siempre quise joderme a una Señorona de su estatus! Ustedes
siempre tan recatadas y finas pero que por dentro son unas putas insatisfechas por su Marido

...¡pero para eso estamos nosotros, para montar a viejas ricachonas insatisfechas ¡Ufff!!,
¡uffff!! ’’.

En una de sus estocadas una de sus manos resbaló y cayó sobre mi con todo su peso en lo
que coincidió con una profunda penetración que me la sambutió hasta los güevos.

-‘‘¡HHHHHAAAAARRGGHH!! ¡Desgraciado me partiste!!!…’’

-‘‘¡OOhhhhh!!, ¡No lo puedo creer!, ¡se fue hasta el fondo! ...¡ni a mi vieja nunca pude
hacerle esto!! ¡Ooohhh!! Pero a usted se le fue completita ...se ve que tiene un agujero muy
profundo, Señora puta ’’.

-‘‘¡Oh no! ...¡sáquela por favor me duele!! ¡AARRGGHH!! Me duele ...¡sáquelaaahh! ¡Me va a
dejar invalida desgraciado!! ’’.

Gemi, casi aulle, mientras El, me abría un poco más a su penetración. El tipo sin importarle mis suplicas mantenía su reata hasta el fondo sin moverla, Con mis manos rasguñaba la loseta queriendo escapar de esa terrible reata que me
estaba matando de dolor.

-‘‘¡NORRRGGGHH!! ¡Por favor, por lo que más quiera ...¡sáquela!! ¡Me hace mucho dolor
¡Arggghhh!! ...¡así no por favor!, ¡así no! ’’.

El director sacó la verga hasta la punta, ¡no lo podía creer!, ¡más de 25cm de verga salían
de mi interior!. La verga venía llena de los fluidos que secretaba mi concha y nuevamente sin remordimientos perdió todos esos centímetros hasta el fondo de mi
útero.

-‘‘¡HHHHHAAAAAAYYYY!! ¡Desgraciado ya me chingaste!! ’’.

-‘‘¡Ooohhhhh!! Señora ....su chocha nació para mi paño. ¡Le cabe enterita! ¡Ooohhhhhh!! ’’.

Me encontraba ya llorando sintiendo como esa estaca me tenía empalada completamente, el Directoro no solo la mantenía dentro si no que movia circularmente sus caderas para taladrar más mi chocho. En eso el Director por fin se percató del dolor que me estaba produciendo y tuvo algo de piedad conmigo.

-‘‘¡Está bien!, está bien ...ya no voy hacer eso, si …’’

-‘‘¡HAYY!!, ¡HAY! ¿Sí que? ... ’’ Pregunte en mi dolorosa agonía.

-‘‘¡Si me deja darle por el culito! ’’.

-‘‘¡Estás loco desgraciado!! ...¿acaso quieres florearme el culo?, ¡no, olvídalo! ’’.

-‘‘No te preocupes ...lo haré con cariño. ¡Mira! …’’

El sujeto se levantó sacándome la verga de mi vagina, tenía la tranca bañada de mis
fluidos. Fue y abrió un cajón de su escritorio para sacar un bote de vaselina.

-‘‘Lo tengo desde hace mucho ...pero nadie se ha dejado que se lo haga ’’.

-‘‘¡Pues ni yo lo haré! ...¡estás loco! ¡La tienes enorme! ’’.

Me levante sobándome la vagina, la tenía coloradísima, el Director me la había
ensanchado con su tremendo palo. Me levante del suelo y empece a acomodarme la ropa para
salir de ese lugar. Toda mi figura impecable de como había llegado, ahora estaba marchitada,
mis cabellos estaban revueltos, mis ojos los tenía rojos, mi camisa estaba arrugada al igual
que mi falda, la verdad que no sabía como iba a salir de ese lugar ya que si
alguien lme viera en ese estado seguramente no pensaría nada bueno de mi. Busque mi
blusa para lograr colocarmela, cuando estaba abotonandomela el Sr. Vaez me escrepó:

-‘‘¡Que! ...¿a dónde crees que vas? ¡No hemos terminado! ’’.

-‘‘¡Estás loco si cree que me vas a dar por detrás! ...¡yo me largo! ’’ Dije
desarrugando mi falda y buscando mi bolso para marcharme.

-‘‘Bueno ...¡salga y llévese a su escuincle a otra escuela! Haber dónde te lo admiten ’’.

-‘‘¡Es un desgraciado! ...me dijo que si me dejaba coger lo pasaría ’’.

-‘‘Si, asi es ...pero yo no he terminado. Así que el trato se deshace ...hablaré con mis
colegas sobre este caso. Haber que dicen de aceptar a un niño pervertido en sus escuelas ’’.

-‘‘¡No puedes hacernos eso! ...¡te demandaré desgraciado! ’’.

-‘‘¡Haga lo que quiera! ...pero mientras su hijo se queda sin escuela ’’.

Nuevamente me quede pensativa, me dio cuenta que no había logrado nada, que si me
iba en estos momentos todo habría sido en vano. Con todo el dolor de mi corazón me volvi a doblegar.

-‘‘¿Dónde quieres que me ponga? ’’.

-‘‘Ha, ha, ha… ¡Aquí Mamacita! ...recárgate sobre mi escritorio ’’.

Totalmente resignada vi como ese enorme hombre tomaba vaselina y se lo embarraba en su
enorme tranca, ensebándolo por completo. Con un terror que se me dibujaba en el rostro,Fui y coloque mis manos sobre el escritorio. Sabia que sufriría muchísimo, el Director la tenía enorme y me la iba a incrustar en el culo. Con todo el dolor de mi corazón me incline un poco hacía delante, lleve mis manos nuevamente hacía las costuras de mi falda y las fui subiendo de nuevo por mis muslos.

-‘‘Inclinate un poco ...como si estuvieras a cuatro patas ’’. Me ordenó palmeándole las
caderas, a lo que respondi obedeciéndolo.

Al estar en la posición deseada me puso las manos en las ingles, acariciándolas un poco
antes de jalarlas para que abriera más las piernas. Una vez bien abiertas la visión era
perfecta, podía apreciar perfectamente mi chocho rebosando de jugos y saliva, a la vez que me abría las nalgas para encontrar un sitio nunca antes explorado, por él.

-‘‘¡Prepárese Señora puta! ...ese tremendo culo que se carga va a saber lo que es una
verdadera verga. Ha, ha, ha...’’

-‘‘¡Por favor! ...hágalo con cuidado. No me vaya a lastimar ’’.

El Director rozó con la punta de su lengua mi rosado anito, no se sorprendió cuando se
contrajo como protegiéndose, mas no se dio por vencido, siguió lengüeteando una y otra vez
mi agujerito para abrirlo y de paso sentir su salado sabor. No podia creer que me estuvieran comiendo el culo en la escuela de mi hijo, jamás lo hubiera imaginado
cuando desperte esa mañana, y me arrepentía de no haber tenido más caracter para impedir
esto. Pero lo que no podía negar era el calorcito que empezaba a sentir en mi cuerpo,
era intenso, cada lengüetazo del Sr. Vaez hacía que un cosquilleo recorriera todo mi
cuerpo. Senti que en mi coño se clavaban los dedos de mi verdugo, entrando y saliendo
rápidamente sin que dejara de chuparme el culo.

Los tibios gemidos de ambos comenzaban a sonar más fuerte dentro de esa oficina, y pronto mi trasero ya estaba bien abierto. El Sr. Vaez chupó un dedo y escupiendo en mi agujero, lo hundió lentamente, sintiendo mis músculos contraerse a su alrededor. Se quedó quieto por un instante y sacó el dedo con la misma lentitud con la que lo había
metido, dejando la punta adentro para evitar que se cerrara de nuevo. Enseguida se vino un
mete-saca mientras me chupaba las nalgas, y sin importarle mi dolor,añadió un dedo más a mi agujero.

Con lágrimas en los ojos más que de humillación que por el dolor, apretaba los dientes
para no gritar. El hombre sacó por fin los dedos de mi interior anal, se
irguió detrás de mi y me rozó el chocho con la verga para luego subir hasta mi ano, que
aún no se había cerrado por completo después de la dedeada.

-‘‘¡Ahora sí, Señora! ...se la va a tragar todita ’’.

Miraba hacía atrás por arriba de mi hombro como el Director se acercaba con su larga verga dispuesta a alojársela en mi intestino.
pero el queria hacerme sufrir aun mas y sin ningún preámbulo me la clavó de un solo golpe en la vagina, siendo bien recibido por la cálida estrechez y la humedad de mis
jugos. Bombeó sin piedad dentro de mi por última vez, jalándome por las caderas para
sentirme más.

A mi vez, empezaba a suspiraba de placer, gemir al sentir esa potente vara entrando una
y otra vez a gran velocidad por mi concha, no había tenido una tan grande
atravesándome en mucho tiempo, sobre todo en la manera que el Director me lo hacía. Sentía que era destrozada en cada embestida.

-‘‘¡Ufff!! ¡ufff!! ..¿te gusta zorra?, ¿te gusta cómo te la meto? ’’.

-‘‘¡Ouhh!!, ¡HAA!! ...¡me encanta! ’’. Dije entre gemidos y dientes.

Gire la cabeza para observar a mi macho, y lo encontre totalmente perdido en el bombeo, nada parecía distraerlo en su lasciva labor. Me estocaba con violencía inaudita,
casi animal.

Impulsado por el placer que yo le daba, empujó más fuerte su miembro dentro de mi,
buscando hacerme delirar. Sacó su miembro por última vez de mi concha, y para mi sorpresa me retacó el glande dentro del ano, aunque trabajosamente, pues mi agujerito ya estaba
casi completamente cerrado.

-‘‘¡Vaya, que apretado tiene el culo Señora puta! ...me cuesta un trabajal encajárselo ’’.

-‘‘¡Ouuccchhhh!! ...¡despa!... ¡cio! por favor.... ¡Ouchhh! ’’.

Aulle de dolor al sentir cómo mis músculos eran separados abruptamente, tensándome
cuando el grueso invasor entró sin aviso ni cuidado alguno. Al Sr. Vaez le causaba trabajo entrar en mi culo, ya que varias veces la sacaba y volvía a embarrase mas vaselina en su falo, mientras que yo trataba de agarrar aire y frotarme el ano con un poco de saliva para facilitar el trabajo.

-‘‘¡Este tremendo culo no me va a ganar! ...¡toma!, colócate vaselina en tu culo. ¡Que ahora
si lo tengo que lograr! ’’

-‘‘¡Ya por favor! ...no me lastime mas. ¡No va a entrar! ’’. Pero para Vaez era totalmente
todo lo contrario, mis involuntarias contracciones le resultaban por demás
placenteras.

-‘‘¡Cállate y empínate! ...que ahora si va con todo. ¡A mi no me va a ganar un culito fino!,
¡tan apretado! ’’.

Con rápidez coloque una buena porción
de vaselina en mi mano para frotármelo en el culo. El Director aprovechando que mi culo estaba lubricado sambutió un dedo hasta la coyuntura provocándome un tremendo ardor
en el culo.

-‘‘¡Arrrggghhh!! ¡HAYY!! ¡No, sácalo me duele mucho! ’’.

-‘‘¡Cállate zorra! ...como si fuera la primera vez que te han enculado ¡Si mira!, se ve que
ya te lo han partido ’’.

Rápidamente mi ano se amoldo al dedo de mi agresor, que rápidamente entraba y salía sin ningún problema dejando entrar ese enorme dedo hasta la coyontura. Esto aprovechó Vaez para meter el segundo, luego el tercero y el cuarto dedo en mi trasero.

-‘‘¡Ya ves!, si sólo ocupaba un poco de estimulación ...¡valla que si eres zorra! Te han entrado tres dedos fácilmente ...seguramente ahora no voy a batallar en rompértelo, desgraciada ’’.

Me encontraba con mi mejilla sobre el escritorio sin decir una palabra, el estimulo de los tres dedos en mi interior terminaron por doblegarme, el dolor cambio a
placer ya de mi salían sólo pequeños quejiditos, mientras que este tipo sacaba sus
dedos para enfilar su tranca hacía mi interior.

-‘‘¡Bueno Señora puta! ...ha llegado el momento, ¡disfrútelo! ¡Pero que barbará mira como se le ha puesto el culo!! ’’

El tipo al sacar sus 3 dedos no pudo evitar mirar como mi culo quedaba literalmente abierto tras la estimulación. Pero que inmediatamente se iba cerrando al sacar sus dedos.

-‘‘He, he, he.. Su culo me está llamando ...quieres una buen palo ¿verdad desgraciada? ’’.

Yo no decía nada, sólo mantenía mis ojos cerrados a la espera de ser empalada. Ya estaba mentalizada en aguantar el dolor, a soportar el terrible embate de ese enorme snickers al alojarmele en el intestino.

-‘‘¡Te estoy hablando desgraciada! ...¿quieres que te lo meta? ’’. Me volvió a preguntar el
sujeto. Quería seguir marchitando mi inevitable culpa de ser de otro status.

-‘‘¡Hazlo! ...’’ Dije en forma seca y autoritaria.

Me doblega ante la calentura, no se si era el morbo o la excitación de sentir esa carne en mi intestino, pero pedia verga en mi culo, y al
parecer recibiría bastante.

Vaez volvía a sacar completa su verga de mi agujero, no lograba acomodarla del todo, lo sacaba y volvía a colocar bastante vaselina en el tronco, se miraba decidido en hacerlo, como si fuera un reto con el que estuviera empecinado en lograr.

-‘‘¡Ábrete todas las nalgas! ..que esta vez, se te va a ir hasta el fondo ’’.

Completamente fuera de mí y ya sin ningún temor le ofrecía mi rosado aro al gigante que
tenía detrás. Vaez soltó un escupitajo en mi dilatado ano y lo mezclo con la vaselina que
mantenía en la punta. VoltIe a verlo desde atrás y dándole una invitación me mordi
ligeramente el labio, aceptando que estaba completamente a su disposición y dispuesta a
aceptarlo. Si perder más tiempo colocó la punta sobre mi rosado agujero y ya sin ningún
problema me lo metió unos cuantos centímetros dentro.

-‘‘¡Ohhhh!! Como cuchillo en mantequilla ¿no te dije? Ha, ha, ha... Ya entró, ¡ahora viene
lo bueno! ’’.

Al sentir la carne anchar mis paredes rectales no dije ninguna palabra, sólo voltie
hacía delante para disfrutar de lo que me venía ...¡y lo que me venía era más carne en barra
todavía! Que en cuando quize arrepentirme ya me habían enterrado más de la mitad.

-‘‘¡Ya!!, ya, hasta ahí ....no me cabe más ’’.

-‘‘Pero si a penas va la mitad Señora ...¡ahora aguante y quédese quieta! ¡Que no se va a
poder ni sentar en una semana de la porrisa que le voy a dar! Ha, ha, ha...’’

Trataba inútilmente de con mi mano empujar al enorme hombre para que no me enterrara
más, pero este al parecer quería guardarlo todo dentro porque no paraba de seguir
empujandolo hasta el fondo. Después de un rato de empujar y empujar, más de la tercera parte
de esa verga se había perdido entre mis dos carnes, ya sólo me disponía a contener aire en mis pulmones ya que la verga me seguía entrando sin ninguna resistencia. En
pocos minutos los huevos de este hombre chocaron en mis nalgas.

-‘‘¡Ufff! ..¡Hasta los huevos! ’’. Resopló el Director con gran esfuerzo.

El tipo dejó enterrada la verga unos minutos, sintiendo todo le estrechez de mi intestino, mientras que yo peleaba por agarrar aire y trataba de decir algo pero de mi
garganta no salía ningún sonido. El Director había logrado taponar al máximo mi
desprotegido culo, al instante proferi un grito agudo por no esperarme la tan profunda intrusión de un rodillo de carne. Era tanta carne que me había entrado por el culo, que
automáticamente mis labios vaginales se abrieron como pétalos ante la intrusión vecina.

Me encontraba sobre el escritorio tratando de zafarme de esa larga tranca que tenía incrustada en mi trasero. Sólo movía mi cabeza indefensa, sabía que nadie podía ayudarme, además yo sola lo había buscado, y si algo me tranquilizaba la conciencia era que lo hacía por mi hijo, para que no lo expulsaran.

Cuando el Sr.Vaez sintió que su tranca había amoldado mi ano, empezó a
sacarla lentamente sintiendo como mis paredes anales le daban un tremendo placer en su
terrible falo, cuando hubo sacado los tantos centímetros de su verga, mi ano quedó tremendamente abierto.

-‘‘Ha, ha, ha.. ¡Mirese Señora puta! ...¡lo tiene totalmente abierto! ¡Ya no batallará para
cagar en un buen tiempo! Ha, ha, ha...’’

No estaba escuchando nada, estaba completamente concentrada en soportar toda esa
tranca, cuando senti salir toda esa longitud de carne de mi parte trasera me senti alivia
y pude recuperar la respiración, mi primera reacción fue tocarme el ano con la mano
izquierda y verificar que este tipo no me lo habia roto, pero lo único que encontre fue
mucha vaselina mezclada con algo de excremento sobre mis manos.

-‘‘¡Maldita Cerda!, ¡si hasta la mierda te saqué! Ha, ha, ha... ¡Yo creía que las mujeres
como tu tenían su recto completamente limpio!, pero no es así ...¡hasta las putas se cuidan
de no embarrar a sus clientes, desgraciada! ¡Eres una maldita cerda! ’’.

Estirando la mano sobre un cajón sacó unas toallitas, se limpió la verga de los residuos que le había dejado, luego me dio otra a mi para limpiarme el trasero, y aprovechó eso
para decirme que se lo chupara nuevamente y que lo dejara limpiecito, a lo que me
rehusó por completo.

-‘‘¡Que! ...¿no me la va a chupar? ’’.

-‘‘¡Está sucia! ...por favor no me obligue a hacerlo ’’.

-‘‘¡Pero si tú fuiste la que lo ensuciaste, cerda! ...¡anda límpialo y déjalo reluciente que no he terminado todavía! ’’.

Se acercó con su verga al tope y lo colocó a tan sólo unos centímetros de mis labios, moviéndolo como péndulo, como animandome a chupárselo. Voltie a verlo a los
ojos con una mirada de misericordia, le suplicaba a ese enorme hombre que no me obligara,que no me forzara hacer eso tan asqueroso.

-‘‘¡Ande Señora Cerda!, tome su mamila Ha, ha, ha. Le queda mejor lo de Señora Cerda ...así
la llamaré de ahora en adelante He, he...’’

Pero yo no me movi, miraba con asco esa verga sucia. Él Director me la acercó un poco mas hasta casi rosar mis labios y mi nariz, pero el tipo ya no podía esperar mas, así que
tomándome de las caderas me volvió a poner a cuatro patas sobre el frio piso de esa oficina.

-‘‘Bueno, como no quiso limpiarlo ...¡está verga le sacara toda la cagada que aun trae
dentro, maldita Cerda! Ahora quédese quietecita y no se mueva, ¡porque la voy a encular! ’’.

Como muñeca de trapo fui colocada ágatas en el piso y me quede inmóvil sintiendo el
frio de esa loseta en mis rodillas, cerre mis ojos y espere lo peor, lo cual
no me equivocaba, el Director me abrio las nalgas y tiró un buen escupitajo que fue a
dar en mi ano ya dilatado. Con su cadera dirigió el palo a mi entrada,
cuando su cipote se atoró en mi zona anal empujó fuerte sambutiendo hasta la mitad su
miembro. Mi rostro se desfiguró por completo, mi frente se perló en sudor y se dibujaron pequeñas venas en mi cienes y cuello.

-‘‘¡Arrrggggghhhhh!! ¡Norrgghhh! ’’.

-‘‘¡Así lo quería señora Cerda! ...le voy a dejar los intestinos limpiecitos de mierda Ha,
ha, ha...’’

Me cabalgaba como si fuera un animal montando a su hembra. Se aferró con las manos a mis muslos para darle más fuerza a sus embestidas, y con un ímpetu que nunca antes había experimentado, me penetró sin piedad una y otra vez, hasta que mis alaridos se convirtieron en placenteros jadeos. El Director empezó bombear bruscamente sujetadome bien, tomaba impulso para atraerme sin piedad, sin misercordia. Podía sentir los gúevos chocando contra mis nalgas cada vez que el Sr. Vaez me metía la verga. Sentía que me
desgarraba los músculos anales, pero a la vez disfrutaba la violenta fricción de ese pedazo
de carne abriéndose paso en mis entrañas. Después de varios empujones nuevamente la verga del Director se alojó por completo en mi interior, cuando los huevos chocaron en
mis amplias caderas lo único que dije fue:

-‘‘¡PUFFF!! ¡hasta ..dentro! ’’.

-‘‘Ha, ha, ha... ¿Lo sentiste? ...tiene un culo muy amplio, ¡se lo traga todo! ’’.

Los embates fueron duros y duraron minutos sin parar, me lo retacaba hasta el fondo y todavía le daba vuelta a sus caderas para poderlo sumergir un poco más.

-‘‘¡HAYY!! ¡HAYYY!! ...¡Para!, ¡para cabrón! ¡me estás lastimando! ’’.

-‘‘¡Cálla puta Cerda! ...¡si así es como les gusta a ustedes! ¡Les encanta que los hombres
como yo les saquen la cagada! Ha, ha, ha...’’

el Director daba sus tremendas embestidas sobre mis caderas, ese tremendo hombre empujaba sus caderas hasta el tope y imprimía fuerza apretando mis glúteos para dar mayor fuerza a su estocada, Mi rostro estaba congestionado, mantenía los ojos cerrados con fuerza y mis
manos apuñadas fuertemente. empezaba a gemir, empezaba a sentir rico.

El Director se detuvó en seco cortandome el ritmo que empezaba a llevar, sin
querer empezaba a menear mi cadera buscandolo, estaba empujandome ese garrote yo sola.
Avanze un par de pasos hasta atrás para buscarlo, mire hacia atrás por encima del hombro y con la mirada más lasciva que pude, con la más provocativa, con una cara de gozo extrema que tenía le jadie:

-‘‘¡ENCÚLAME CABRÓN! ’’.

-‘‘¡Rómpeme el cul!! ... ¡Arrgghhhhh!!! ’’ Su verga entró duramente de un sólo golpe.

No me dió tiempo ni de acabar la frase, casi llore de entre gusto y dolor que
senti en medio de toda la excitación. La mezcla de placer y dolor fue indescriptible.
Sentía como la punta de ese pene había entrado hasta el fondo de mi culo.

-‘‘¡Sácal! ... ’’ Le grite por el dolor que sentía, me parecía que me estaba rompiendo, pero no me dió tiempo, me tomó fuerte por las caderas y esta vez ¡empujó hasta el fondo!.
‘‘AGGRRHHH ’’ Sólo podía gritar eso, sólo sentía dolor y más dolor, creí que iba a
desmayarme por momentos. El Sr. Vaez cada vez agarraba con más fuerza mis caderas, empujaba
y empujaba con gran fuerza, metía su verga hasta el fondo que se podía escuchar
perfectamente sus testículos golpear a cada embate. De repente, apretó contra mi culo todo
lo que pudo y paró, me tomó por los hombros y apretó con toda su fuerza para meterme su
verga hasta el fondo. En esos momentos, yo con los ojos cerrados podía visualizar mi
trasero, mi culo completamente abierto con esa tremenda verga allí instalada, presionando
con fuerza, inmóvil, sin darme cuenta, apenas si sentía ya dolor, de alguna manera ya no me
dolía nada, ahora sólo sentía la presión de ese gran pene, allí, hinchado en mi dilatado
agujero.

En esos segundo de quietud pude notar como de mi culo bajaba un fluido, ¡era sangre!, verdaderamente me había roto el culo, me lo había floreado, había cumplido su amenaza. A mi me costaría dias el poderme sentar. Sin tiempo a reaccionar, el Sr. Vaez sin en ningún momento bajo la presión y la fuerza sobre mi roto agujerito, recorrió mi espalda su mano derecha, mientras que con la izquierda me sujetaba fuertemente por el hombro. Agarrándome ahora por el hombro y la cintura comenzó lentamente a sacar su verga de mi culo hasta llegar al prepucio, sin sacarla del todo todavía más suavemente la introdujo de nuevo, cuando de nuevo llegaba al final y me la tenía toda metida, apretaba con fuerza pero lentamente.

-‘‘¡AHHHHHHHH!!, ¡AHHHHHHH!! Comence a gemir de placer, ahora en cada recorrido me
estremecía toda, sentía su miembro como me penetraba y abría camino forzado, la sensación
era totalmente placentera, cada vez que llegaba al final y apretaba me colmaba de gusto. Empece a disfrutar como una zorra y él se daba cuenta, en la medida que yo gozaba más y más, mi verdugo comenzó de nuevo a aumentar el ritmo y la fuerza de sus embates.
Lo que vino despues ya se lo imaginaran, el Director me enculó más rápido, más fuerte,
una mano soltó mi cadera para acariciarme el clítoris, el placer me inundaba y me llevaba al
orgasmo por doble recorrido. El Director coordinaba de maravilla su verga y su mano, sus
dedos empezaron a sumerjirse en mi coño.Ambos gemiamos

De pronto llenado por el gozo me la saco de golpe, dejandome el culo abierto, ¡completamente abierto!. Se puso de pie y se la empiezo a jalar arriba de mi como para bañarme de leche.
Me voltie y lo obserba desde abajo, cansada y mancillada, me frota el culo con los
dedos, me di cuenta que me habia roto el culo, sin que me lo esperase me sujeto de la
melena y me acerco a su palo, a centimetros del orificio que está a punto de expulsar. Abri la boca para él, se los pedi en mi boquita, el Sr. Vaez, tomo mi anillo de casada y lo metio dentro de mi boca. El primer chorro me pegó en un pomulo cerrandome un ojo, lo busca con la boca para cacharlos pero no logre evitarlo,
él terminó de correrse sobre mi rostro, regando toda mi cara.

Deje la boca abierta y varios chorros cayeron sobre mi lengua, llenadome la boca y bañando mi sagrado anillo dentro. Cuando esa tranca dejó de manar, en el medio de mi lengua descansaba el anillo aun manchado de semen y saliva. Así, sucio y volvi a colocármelo en el anular. Sólo entonces cerre la boca y me lo trage todo. Cuando quede relajada le mire, el Director empezó a recoger el
semen de mi cara con sus dedos y a llevármelos a la boca.

-‘‘¡Ooohhhhh!! ¡Me ha dejado seco Señora Cerda! ...mi mujer se va a enojar cuando me vea los
huevos completamente exprimidos Ha, ha, ha...’’

Volvi a colocarme entre las piernas de mi verdugo, sentada en el suelo.Y empece
con mis dedos a acariciar suavemente sus testículos y su pene flácido. Despues cai exhausta sobre el suelo, ya no volvi a sentir ese tremendo tronco entrando de nuevo por mi
maltratado orificio, mi coño aun babeaba jugos vaginales, y mi ano aun estaba bien
abierto, ambos me dolían por tanto castigo, pero a la vez disfrutaba aquel dolor que se
hacía presente.

Despues hubo silencio, solo el sonar de nustros pulmones al inhalar. No dije nada, me
levante temblorosamente frotándome el ano, sentía como si me lo hubieran deshecho por
completo, mis piernas no podían sostenerme, tuve que agarrarme del escritorio para poder
ponerme de pie, cuando por fin lo logre, un chorro de mi propio nectar salió de mi concha y
resbaló por mi pierna hasta el suelo.

-‘‘¡Maldita Cerda! ...límpiate antes de que me chorrees con tus fluidos toda la oficina.
¡Límpiate y lárgate!, ¡apestas! no puedo creer que una mujer como tú, tan refinada, tan
glamurosa ande chorreando por dónde quiera como si fuera una perra en brama ’’.

Empece a limpiarme con unas toallitas de mi bolso todo mi cuerpo, tenía mis mejillas
muy coloradas. Me arregle el pelo y me reacomode la minifalda, cuando quise agarrar mis braguitas, el tipo me las arrebató.

-‘‘Realmente no paran de sorprenderme ustedes las recatadas ...¡mira que comprarse estás
braguitas! Eres una puta muy Cerda ..¡esto no te cubre nada! Creo que en realidad esto es lo
que venias a buscar desde el principio ...venias a que te rompieran ese tremendo culo que te cargas desgraciada. ¡Ni las mas putas que conozco usarían esto! ’’.

-‘‘¡Démelas por favor! ... ’’

-‘‘¡Para nada! ...estás se quedan en mi oficina de recuerdo. ¡Además!, no creo que las
extrañes mucho ya que no te tapan nada. ...¡sal de aquí inmediatamente!, sal a que todos los
chiquillos imberbes te vean sin bragas ...que se maten a pajas, y no te preocupes por tu
chiquillo. Se graduara e irá a la Universidad gracias al culo de su Madre Ha, ha, ha...’’
Sali d ela oficina y me sentía fatal por lo que había h



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 26
Media de votos: 8.92


Relato: POR EVITAR QUE EXPULSEN A MI HIJO
Leida: 43560veces
Tiempo de lectura: 20minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados





























relato xxx familia en vacacionesrelatos eróticos follandome a mi pequeña primarelatos pornorelatos como lleve mi esposa sin que ella supierarelato porno con foto incluidami hermana y yo espiabamos a nuestros padres follar relatosxxxRelatos eróticos hombres que han desvirgado culitos gaysrelatos porno lesvico madre e hija relatos tranxRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezRelato porno folle a mi suegra en su pueblopadre falla sus hija folla asu hijasmi relatos hiki 18 añitos mi padrastro me ase sexo anal con mi primita de 12 anitosmis hijas educadas relatos eroticosrelatos eroticos en el conciertoRelatos follandole el culo a mí hijahistorias porno gratisabuelo folla con nietaporno tias sobrinosrelatos porno gay filialcuentos porno en familiajugando a las escondidas con mi tio relato pornorelatos sexo en la escuelarelato erotico le rompi el culito a mi hermana y a su hijita menorcita Relato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoporno relato menor de 8 nina folla con vecinoRelatos primera vez me rompio el culoporno panameñasmi hijita de 9 añitos relatoultimos relatos de amor filialIncesto con la abuela relatadosRelatos eróticos sexo gay sin taburelatos porno contadosincesto hermana casada condonme culeo a mi hijitaRelatos eroticos follando a mi hija pequeña dormidarelatos porno amor filialrelatos eroticos de esposos con disfrasrelato shemaleRelatos de sexo anal no consentido con la tiarelato tia me pide q le follerelatos eroticos anal el compadreprofesora alumno pornorelatos erotico 8 nadandorelato porno bien suciorelatos de como me follo y me dpesvirgo mi esposomi hijita de 9 añitos relatoRelatos gays el tio solteronme rompiste el culo relatos Relato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatosexo relato con mi herman mi tia gratisRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezrelatos enfermera putaRelatos nieta folla abuelarelatos xxx cojieron a mi esposa los de la fiestarelatos de medicos pornomujeres madurasxRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoHistoria de sexo con la cuñadarelato enseñandole el culo a papa para que me cojaMe cogi mi hermana relatosRelatos de nenasrelatos pornos violando a mi hermana de 8 añitos y le gustovi el pene de papá relatós eroticoscon mi madre y yo en un lago relatos eroticosrelato trio con mi hermanitoRelatos mi pequeño hijo me embarazawww.gigagalleries.comporno gay rusohistoria mabrastra de blanca nievespornLa viuda folla con su hijo relatossexo gratis pastelerasRelatos porno mi yernorelatos de mujeres calientes en un autoaventuras de mi juventud rio de janeiro relato eroticoRelatos eroticos de incestorelatos porno pricesitarelato lo hice con mi yernorelatos cuentos porno bdlol.ru fincarelato giy mipimera vezcon mi vesino