Relato: Prisionera de Guerra (III)





Relato: Prisionera de Guerra (III)

Hola amigos de "", antes que nada, les aclaro que
yo no soy el autor de esta historia, originalmente es un relato escrito en
inglés, no sé quién es el autor original, así que si alguien sabe quien es,
háganmelo saber por favor. Respecto al texto, es una historia ficticia
ambientada en la guerra del Golfo, en ella se describen violaciones orales,
vaginales, y anales, tortura y humillación. Si te disgustan estos temas, no
continúes leyendo.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


La mayor Diana Barker estaba sumisamente arrodillada enfrente
de su sentado captor, mientras el capitán Yazeed la reprendía airadamente en
árabe por su apagado papel en la última emisión propagandística.


Como había aprendido dolorosamente a hacer, la capturada
piloto estaba de rodillas con sus piernas abiertas, exponiendo su sexo que
continuaba inflamado por la follada de puño y la violación masiva de 5 noches
antes.


Diana tenia los brazos levantados, y las manos ceñidas tras
la nuca, dirigiendo involuntariamente sus largos pechos hacia delante, como si
los ofreciera a su torturador. Podía sentir los ojos de Yazeed sobre sus pechos
y deseaba fervientemente algo para cubrirlos, pero sabia que permanecería
desnuda a menos que estuvieran filmando; solo entonces le habían dado su traje
de piloto para cubrirse. Diana se daba cuenta de que la sumisa posición y su
degradante desnudez estaban destinadas a humillarla y destruirla. Pero saberlo
no iba a ayudarla a solucionar su rápida pérdida de autoestima. Consumida por el
miedo y la culpabilidad Diana estaba perdiendo el contacto con quien y lo que
era ella y comenzaba a permitir que sus captores la definieran en sus propios
términos. Mientras el traductor convertía sus palabras a ingles, el capitán
Yazeed cogió la porra eléctrica que sus fabricantes americanos llamaban
apropiadamente "aguijón de ganado", sobresaliendo de su mano derecha.


Diana estaba dolorosamente familiarizada con el objeto, lo
había sentido trabajando en su coño y en sus pechos anteriormente. Aunque no
dejaba marcas permanentes, sabia que podía quemar como el fuego cuando se usaba
en sus sensibles zonas femeninas. Yazeed podía ver sus ojo siguiendo
nerviosamente la porra cuando se levanto y se puso en pie sobre su arrodillada
figura.


Usó el frío metal de la porra para frotan ligeramente los
grandes pezones de Diana poniéndolos erectos mientras el traductor hablaba
mecánicamente. Creyó ver una lagrima formándose en el ojo izquierdo de Diana
mientras se preparaba para la sacudida. Su musculoso cuerpo estaba ahora
brillante de sudor. Un débil temblor se podía percibir en el torso de Diana cada
vez que el metal de la porra tocaba su húmeda piel. Cuando hubo puesto ambos
pezones totalmente erectos tocó con el extremo de la porra el pezón izquierdo y
oprimió el botón que activaba la descarga. El cuerpo de Diana se puso rígido
mientras la electricidad atravesaba su pecho arrancándole el aire de su
pulmones.


"UUUUUUUUUUGGGGGGGGHHHHHHHHLLLLLLLLLMMMM" grito con todo su
cuerpo contrayéndose involuntariamente por la descarga.


Entonces el dolor se fue tan rápido como había venido ,
dejando a la mujer temblando suavemente, su pecho izquierdo palpitaba pero
extrañamente insensible. Colocó sus manos fuertemente unidas tras su cabeza
preparada para otra fuerte descarga mientras esperaba temerosamente que Yazeed
continuara.


Yazeed comenzó a frotar suavemente la porra metálica entre
sus piernas hacia su expuesto coño. Diana cerró los ojos, las lagrimas caían de
ellos ahora. El terror se apoderó completamente de ella cuando notó el duro
cilindro presionando contra su erecto clítoris. Contuvo la respiración mientras
el frotaba su sensible sexo, esperando que el dolor la consumiera de nuevo. El
no la hizo esperar demasiado.


"UUUUUUUUUUGGGGGGGGHHHHHHHHLLLLLLLLLMMMM"


Mientras la desnuda Diana estaba estremeciéndose de dolor en
el suelo de su prisión, su futuro había sido decidido por Sadam cuando dio una
conferencia a su consejo de Estado sobre la inevitabilidad de su victoria.


Estaba muy disgustado por el fracaso de sus emisiones
propagandísticas para promover un movimiento antibélico en los Estados Unidos.


Aunque había proporcionado numerosa películas de Diana y
otros 4 pilotos masculinos confesando haber bombardeado hospitales y escuelas y
expresando su eterno apoyo a las bravas gentes del pueblo iraquí, nada había
sucedido. De hecho la opinión publica se había vuelto contra el debido a las
películas. Inclusos los medios de comunicación americanos inicialmente
favorables se habían vuelto contra él. Era evidentemente imposible comprender a
estas gentes. Afortunadamente, el todavía tenia otro plan brillante. Ahora era
inevitable que los americanos atacaran y que su ejercito fuera derrotado. Pero
si podía herir a los imperialistas antes de que su ejercito fuera derrotado,
todavía podía surgir como el héroe árabe.


Para hacer esto tenia que tener éxito en una batalla y
entonces evitar que su ejercito se volviera contra el en la derrota. La clave
para estas dos cosas estaba en controlar al general Rashid, el popular
comandante del III cuerpo y el mejor comandante de todo su ejercito.


Sadam silenciosamente se felicitó por su agudeza al no
ordenar uno de esos accidentes de helicóptero para Rashid como los ocurridos al
resto de héroes de la guerra con Irán. Ahora Rashid estaba disponible para
lograr para el una victoria. Pero todavía tenia que ser convertido en
inaceptable para los americanos que nunca le apoyarían si intentaba un golpe de
estado tras la guerra. Por su extenso dossier sobre el general Sadam sabia que
le general era un sádico que había torturado hasta la muerte para su placer a
varia mujeres Kurdas capturadas por sus tropas. Enviaría a Rashid a la piloto
americana, el obsequio fortalecería su lealtad a corto plazo. Las pruebas del
sadismo del general recogidas por su espía en su cuartel general darían a Sadam
los medios para destruirlo tras la guerra. Tal y como sus subordinados
prudentemente expresaron el plan era brillante. En unas horas Diana había sido
retirada de la custodia del capitán Yazeed, alimentada y vestida de nuevo con su
traje de vuelo, aunque si ropa interior. Entonces la pusieron en un coche civil
y comenzó el peligroso viaje hacia el cuartel general de Rashid, al sur de
Kuwait. Llevaba las manos esposadas frente a ella pero había sido bien tratada
por sus silenciosos guardianes. Mientras la distancia que la separaba de Yazeed
aumentaba, Diana comenzó a sentir una sensación de jubilo por su aparente
escapada del control del sádico. Comenzó a pensar que la peor parte de su
cautiverio había pasado. Mientras su confianza aumentaba también aumentaba su
ira por el dolor y la humillación que le había infligido el general Yazeed.
Diana creyó que el iraquí al mando debía ser alguien normal ( como si Yazeed no
fuese normal en el Irak de Sadam). Los antiguos hábitos comenzaron a reafirmarse
y comenzó a planear como haría que Yazeed pagara por lo que le había hecho.


Cuando llego al cuartel general de Rashid estaba convencida
de que era el momento de devolvérselo todo.


El general Rashid era, al menos en su mente, la moderna
reencarnación de Saladino, el guerrero que había destrozado las cruzadas de los
reinos cristianos hacia exactamente 8 siglos. Sus enemigos en el ejercito ( que
era cualquier oficial con rango superior al de coronel) murmuraban que estaba
loco.


Pero no fueron las historias sobre su crueldad hacia las
mujeres las que establecieron esa opinión, era su obsesión por la película
americana Patton. Decían que imitaba todo lo que este hacia en la película, que
según sus propios cálculos había visto mas de cien veces.


Implacable, arrogante y cruel sin embargo contaba con el
respeto de los oficiales más jóvenes y los suboficiales por sus éxitos en el
campo de batalla contra los iraníes.


Este era el hombre que Diana pensaba que iba a ayudarla y
sobre el cual tenia la pobre idea de descargar su reprimida ira. También para su
desgracia el general hablaba un fluido ingles.


El general quedo tan atónito por la irrespetuosa forma en que
la mujer se dirigió a él que quedo mudo.


Diana tomo esto como una aceptación y le expuso su demanda de
que hiciera algo sobre el capitán Yazeed.


El general la silencio con un fuerte revés que le cruzó la
cara. Le llevo unos instantes lograr hablar tal era la furia que lo consumía.


Le había insultado en su propio cuartel general, en frente de
sus hombres, una mujer, una mujer americana que había tenido la temeridad de
llamarse así misma guerrero. Cuando finalmente pudo hablar despidió a su escolta
y ordeno a dos de sus hombres que la llevaran a sus aposentos privados. Allí,
les ordeno desnudarla y atarla a una argolla de la pared con la cara contra el
muro. Entonces les pidió que salieran. El general estudio la musculosa espalda
de Diana y su culo con considerable interés. Su suave piel no tenia marcas. El
cambiaría eso. Sacudió su instrumento preferido, la larga, dura y rugosa correa
del ventilador de un camión de 5 toneladas. La primera vez que Rashid había
visto usar una de estas correas sobre un hombre el era teniente, en 1968, fue
cuando su sargento le había mostrado el sistema del ejercito para hacer hablar a
los kurdos. Pesada y brutal la correa era como el hombre que la manejaba.


Rashid ignoró las peticiones de clemencia de Diana. Carecían
de intensidad para interesarle. Eso cambiaría después de unos pocos golpes con
el cinto. Comenzó a trabajar eligiendo las firmes y musculosas nalgas de Diana.
Usando toda su fuerza lanzó el pesado cinto cruzando sus nalgas. Una larga y
enrojecida señal apareció cruzando su pálida carne. Lenta y metódicamente
repitió el golpe una y otra vez mientras la prisionera gritaba. Diana se sentía
como si la estuviera desollando, parecía como si la piel estuviese siendo
arrancada de su culo. Atada contra el muro, no podía hacer nada por escapar de
los enloquecedoramente lentos azotes, sin embargo intento flexionar sus
poderosos brazos en un inútil intento por escapar. El ardiente dolor iba de sus
nalgas a su cerebro con cada golpe. Casi tan malo era esperar el siguiente golpe
como el dolor del anterior aún fresco en su mente. Ella gritaba repetitivamente,
pero no tenia ni idea de lo que gritaba.


"UUUUGGGGHHHHHHLLLMMM no , por favor, por favor, OOOHHH"


"UUUGGGGHHHLLLMMM!!! Pare, por favor..."


Los gritos de diana eran claramente audibles a través del
cuartel, tal y como el general deseaba. Nadie podía humillarle y librarse; deja
que esos cobardes lacayos escuchen, penso deleitándose con los gritos de Diana.
Sus nalgas estaban ahora cubiertas con oscuras franjas rojas. Entre golpe y
golpe podía ver su cuerpo temblando con sollozos.


Comenzó a trabajar en la sensible parte superior de sus
muslos. Allí el cinto se encontraba con su pálida piel produciendo franjas de un
rojo aun mas vivo. "UUUUGGGHHHLLLMM!!! OOOHHH!!!" "por favor! Pare! NOEEEE
UUUGGGHHHLLMMMM!!!"


Lenta, metódicamente, Rashid trabajaba sus muslos bajando,
entonces volvió a sus nalgas. Descargo cada golpe con cuidado, asegurándose de
que en sus nalgas las nuevas marcas cruzaran las antiguas para incrementar el
dolor de Diana. Entonces ascendió de nuevo por su espalda. "UUUGGGHHHLLLMMM! Por
favor !!! UUUGGGHHHLLLMM"


Ahora el general azotaba su espalda, el extremo del pesado
cinto tenia la longitud justa para rodearla golpeando los sensibles lados de sus
grande pechos. La fuerza de los golpes llevaba a Diana contra el muro. Lagrimas
y mocos surcaban sus cara mientras gritaba contra la fría superficie del muro.
Su cuerpo estaba cubierto de frío sudor haciéndolo brillar con la intensa luz de
la habitación. Había una nueva intensidad en sus gritos. Diana estaba convencida
de que le estaba arrancando la piel de su espalda. "UUUGGGHHHLLMM!!! AAHHHH!!!
UUUGGGHHHLLLMMM!! Por faaavooor...!! AHH! Paree...!!"


Los golpes cesaron, aunque el cuerpo de Diana seguía tenso
esperando que volvieran. En vez de eso el general se puso tras ella y noto sus
manos separando sus nalgas. Involuntariamente se tenso de nuevo. Entonces con un
esfuerzo de voluntad logro que sus músculos se relajaran. Diana supo lo que
vendría a continuación, iba a sodomizarla. Después de la masiva violación anal
que había sufrido con Yazeed sabia que era mejor no luchar. Sintió la cabeza de
su polla presionando contra su ano, no hacia mucho virgen, y entonces la
ardiente sensación ya conocida cuando la empujo a través de su dilatado
esfínter. Noto la familiar presión cuando su polla lleno su recto, enviando
dolorosos calambres a través de sus intestino hacia su mente.


AAHHH!!! OHHH!!! Eso duele, por favor!!!


Rashid estaba complacido de haberla encontrado tan fácil de
penetrar. Le encanto la forma en que su colon parecía estrujar su polla mientras
la enterraba dentro de ella. Cuando el cuerpo de Diana se arqueo en un
involuntario e inútil intento de escapar el empujo su polla completamente dentro
de ella. La abrazó para coger sus pechos con sus manos. El general encontró sus
grandes y erectos pezones y los apretó entre sus dedos, estrujándolos en
sincronía con sus embestidas en el culo de Diana. Saboreo la forma en que Diana
se retorcía bajo el, esto lo excitaba mas que la parte física del acto en si. "
Puta americana, eres mi prisionera!, harás cualquier cosa que yo te diga cuando
yo te diga. Si me desafías en lo mas mínimo te azotare con el cinto hasta que no
te quede piel sobre el cuerpo." Masculló Rashid en su oído mientras continuaba
montando su culo. " Me mostraras el respeto que merezco, zorra!"


Diana estrecho involuntariamente su esfínter sobresaltada
cuando el general le hablo en ingles. Un empujón y un doloroso pellizco en los
sensibles pezones le recordó que no luchara contra el .


Dejo caer su cabeza contra el muro e intento relajar su
cuerpo esperando pasar por esta violación con el mínimo dolor posible.


" Me contestaras cuando te hable, perra." Le grito
retorciendo dolorosamente sus pezones mientras hablaba. " Si señor, yo, yo,
Ahhh, lo siento señor" balbuceo Diana entre gemidos mientras la sodomizaba y
torturaba sus pezones. Aparentemente satisfecho, Rashid se concentro en follar
su culo. La velocidad de sus embestidas se incrementaba mientras bombeaba con
mas y mas fuerza en su culo. el dolor parecía crecer indefinidamente mientras el
desgarraba su ensangrentado culo e intentaba arrancarle los pezones de sus
pechos con sus dedos de acero.


Todo lo que ella podía hacer era apoyar la cabeza contra el
muro y concentrarse en respirar entre grito y grito. Finalmente las punzantes
embestidas cesaron y ella noto como un liquido caliente llenaba sus intestinos.
Diana quedo atontada cuando el desato sus manos y volvió a atarlas a su espalda
y la llevo a una cama en un rincón. La hizo arrodillarse junto a la cama y dijo:
" voy a hacerte una prueba de obediencia, si fallas te azotare de nuevo tan
fuerte como pueda"


Sacando la pistola de la cartuchera Rashid continuo: " te
ordeno que lamas toda tu mierda de mi polla, si tus dientes tocan mi polla, te
matare".


Con la pistola sobre su cabeza, Diana observo con asco las
manchas oscuras en su semierecta polla. Su estomago se revolvió cuando penso en
donde había estado, pero estaba demasiado asustada como para negarse. Lenta y
desganadamente saco su lengua y recorrió con ella la parte inferior de la polla
manchada de mierda. Continuo lamiendo su polla hasta que todas las manchas
oscuras desaparecieron y el semierecto órgano brillaba con su saliva. El sabor
amargo de su propias heces llenaba su boca pero continuo lamiendo hasta que no
quedo ni rastro de su mierda.


"Perfecto, puta, ahora presta atención al material de las
suelas de mis botas, eso según creo, es lo que los americanos llamáis mierda de
camello, !hazlo desaparecer¡"


La mañana siguiente la totalmente destrozada Mayor Diana
Baker, estaba preparada para otra humillación. Por un perverso razonamiento del
general como ella le había avergonzado delante de sus subordinados ella seria
humillada delante de ellos. Estaba vestida con su traje de vuelo, pero de una
forma que resaltaba mas que cubría su cuerpo, la parte frontal estaba abierta y
las cremalleras rodeaban sus hombros, con lo que sus pechos estaban totalmente
expuestos. La entrepierna del traje había sido cortada totalmente exponiendo su
coño depilado y la mayor parte de sus nalgas, así como las marcas de los azotes
de la noche anterior. Estaba arrodillada en la arena, frente al cuartel general
con el personal del cuartel en formación a su derecha. Diana había adoptado
instintivamente la posición de sumisión que le enseño Yazeed; sus piernas
abiertas, su espalda recta y la mirada baja.


No tenia ni idea de lo que iba a sucederle, pero sabia que si
disgustaba al general el le infligiría un horrible castigo. El general estaba
dando una especie de discurso a los soldados en árabe, parecía haberse olvidado
de ella de momento. Cuando finalizo hubo vítores de los soldados, el general
camino hacia donde Diana estaba arrodillada sumisamente. Mientras Diana
observaba ansiosamente abrió su bragueta y saco su polla. ! Iba a violarla
delante de sus hombres ¡ pensó. Entonces, sin previo aviso el general comenzó a
orinar en su cara, un chorro de ardiente orina la golpeo cegando sus ojos, y
corriendo entre sus abiertos labios antes de que pudiese reaccionar.


La sorprendida Diana evitó su impulso inicial de levantarse.
En vez de ello, simplemente agacho su cara hacia el suelo mientras el general
continuaba dirigiendo su orina a su cara y pelo. Corrió sobre su cabeza y sobre
su pecho desnudo, bañando sus tetas. Cayo por su estomago y sobre su sensible
coño antes de deslizarse por sus piernas, empapando su traje de vuelo en el
proceso. Estaba empapada en su apestosa orina. A pesar del fuerte instinto de
supervivencia que la había llevado hasta aquí, en aquel momento Diana no quería
mas que morir. Ella nunca se había sentido tan humillada en toda su vida. Había
sido usada como retrete por este arrogante jinete de camellos. Y para hacer esto
aun mas humillante todo había sido contemplado por 40 vociferantes soldados
iraquíes. Mientras gritaban y disparaban sus armas al aire, el general la obligo
a abrir la boca con sus dedos, entonces mientras la mantenía abierta con una
mano, con la otra dirigió el ultimo chorro de orina directamente a su boca
mientras ella le miraba indefensa. Ni el amargo sabor de su orina ni sentir como
el caliente liquido llenaba su estomago eran peores que la terrible sensación de
humillación que sentía.


Continuará...


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Prisionera de Guerra (III)
Leida: 907veces
Tiempo de lectura: 12minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























Cogeme y preñame relatosrelatos sexo sin tabuesmi sirvienta y su hija relatos eróticosLos mejores relatos eroticosRelatos eroticos durmiemdo con mi abuelaexposa playa erMe enamoré de su pija relatosrelato los calzones jugososrelatosporno madre visita a hijo en la cárcelsexo duro babosasla nena de mi vecina le gusta que le haga cosquillas porn relatorelato de sobrinarelatos eroticos tomandole fotos a mi vecinacoji al vecinito relatos porno gayRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatomi hijita relatosrelatos eroticcos follando con mi madre liveralRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoRelatos de nietos teniendo sexo con su abuela en vacacionesrelatos heroticos sexo anal brutalwww.relatosmi papa me culiotraviesc infiel y de cuerpo delicioso relatos porno Relatos eróticos hombres que han desvirgado culitos gaysconfesiones eroticas zoofiliatravésti primera vez relatosrelatos eroticos ginecologorelatos pornos de monaguillosrelatoseroticos la inocenteMi hermano mayor me masturba y me gusta relatoabuelo folla con su nietarelatos eroticos de mujeres casdas en tren o metro relatos eroticos me coji a mi mama por el culoRelatos porno primera vez violada 14http://bdlol.ru/relato31401_jUeGo-eNtRe-pRiMoS.htmlrelatos follandome a mi alunnaRelatos eroticos me folle a mi sobrinita de 8 añosrelatos completos de alquilando a mi hijaIncesto con la abuela relatadosrelatos follando acon mama borrachosrelatos pornos mí primera vez con un perrorelatos de incesto padre y hija menor d edadhistorias erticas de lesbianasporno con mujeres arabesrelatos eroticos amor filial mi sobrinitarelatos eroticos de incestospuritanasxxx historias con insextoporno de casadas infielescuentos eroticos recien casada ya es infielrelatos ilustrados eroticosme metia en la cama de mi padrastro relatosIncesto con la abuela relatadosrelatos eroticos mazizorrasRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezrelatos eroticos sexo gays con mi sobrinorelatos eroticos bdlol.ru familia nudistarelatos desvitge a mi sobriniya carenRelatos eróticos gritos, lagrimas, y sangre al desvirgarlacomo me desvirgo relatos insesto sexrelato gay folle con mi tio favorito Relato erotico abuelito aprovechadoRelatos Eróticos la mamada de claudiarelatos de incesto de madre e hijosoy relato porno me culie ami hija cuando fuimos de vacaciones soy viudoel culo de mi primita relatosrelato porno hija menorhttp://relatos eroticos de zoofiliarelatos eroticos mi madre con zapatillasRelatos incesto hijaIncesto con la abuela relatadosviejo verde me come relatosrelatos eroticos de mama e hijo en metroRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorlatos incestos cogme papirelatos porno gay militaresrelatos eróticos con vecinito gayRelatosporno de adolecentes relato estrenando a mi hijaIncesto con la abuela relatadosVer relatos eroticos de inciesto no concentidoporno relatos casadas m gustan los penes grandespor una apuesta termine vestido de mujer relatoRelatos cojiendo con mama en el ranchodándole a mi hermana por el culo relatosrelatos calientes de como mi hija tiene un culo riquizimosite:bdlol.ru indigenteRelatos eroticos gratis incesto sobrina de 13 añitos primera vezhistorias de xxx mi hermanita me chupa la concha rmisrelatosporno desvirgacion analmaduras tetudas fotosPorno Relatos Con Mi Sobrinitacuentos eróticos con perrosla niñera de mi hija july relato parte 2tener sexo a mi tia relatosrelato porno nino trsvesti del closet